El mundo de las finanzasEconomía, préstamos y seguros

¿Cómo ayudar financieramente a los pobres?

¿Alguna vez se preguntó por qué hay tan poca predicación acerca de los beneficios de dar? Dios ha prometido que, a medida que usted vaya dando, Él llenará sus graneros y casas con muchas cosas. El ha prometido que será abundante. Hasta ha prometido que le abrirá las ventanas del cielo y que le dará alguna bendición que no podría recibir de otra manera. El principio de Dios es dar y recibir.

Ayudar financieramente a gente pobre.

¿Cuándo fue la última vez que escuchó que alguien le pida dinero y le recuerde la bendición que debería recibir a cambio? Parece raro, ¿no? En vez de eso, ellos quieren tomar su dinero y no mencionan que debe recibir algo a cambio. Si la gente no sabe que debe recibir algo a cambio, no estarán esperándolo. Si piensa que un árbol no tiene frutas para darle, ni siquiera se acercará a él. Así que, la gente buena, sincera y amante de Dios sufre robos.

En vez de hacer que las personas se sientan culpables acerca de lo que tienen y acerca de lo que le falta a otras personas, ¿por qué no enseñarles acerca de la abundancia que Dios ha prometido? ¿Por qué no enseñarles a las personas a prosperar? La Biblia dice que Dios desea por encima de todas las cosas salud y prosperidad para todos. ¿Por qué no enseñarle a la gente los principios de prosperidad que son claramente definidos en la Biblia?

Alguien podrá generar culpa de ustedes para que le de 50 o $100. Pero piense qué pasaría si, en vez de eso, le enseñaran a prosperar. ¿Qué pasaría si sus ingresos aumentaran por $20,000; $30,000 o hasta $50,000 al año? ¿No tendría mucho más dinero para darle a la gente que lo necesita? Y se lo daría con gusto. Ser rico no es un pecado. El dinero no es el diablo. Es el amor al dinero lo que corrompe al hombre. Los cristianos necesitan creer de la promesa de Dios de abundancia y operar los principios de la prosperidad. Entonces sus vidas serán merecidas y serán abundantes y tendrán mucho para darle a los demás.

Deja un comentario