El mundo de las finanzasEconomía, préstamos y seguros

¿Las tarjetas de crédito para negocios y empresas son útiles?

“Si”, es la respuesta que surge casi inmediatamente, que se puede aplicar a la mayoría de los negocios, especialmente los pequeños. Antes de que nos metamos en las maneras en que las tarjetas de crédito para empresas son útiles, tratemos de entender lo que son.

Puesto de una manera simple, una tarjeta de crédito para negocios es aquella cuyo dueño es una empresa y no un individuo. Para poder entender esto mejor, se puede dibujar una analogía entre las tarjetas de crédito empresariales y las bancarias comparando sus beneficios. Aparte de eso, las tarjetas de crédito empresariales funcionan básicamente de la misma manera que las tarjetas de crédito personales, con algunas diferencias, como por ejemplo la flexibilidad del límite de crédito, los bajos intereses y algún otro beneficio adicional.

Tarjetas de crédito empresariales

Solo por eso, las parecen una buena opción. Sin embargo, también cuentan con otros beneficios. La mayor ventaja tiene que ver con la contabilidad de los gastos del negocio. Para la mayoría de los negocios pequeños, la contabilidad puede ser algo muy engorroso. Con este producto específico, este asunto se maneja con mucha facilidad, sólo debe asegurarse de hacer todo sus gastos de la tarjeta empresarial y hacer sus gastos personales en su tarjeta personal. De esa manera, la factura de su tarjeta empresarial tendrá todos los gastos de la empresa, lo que le ahorrará el trabajo de juntar los recibos y andar separando lo que es un dato personal de lo que es un gasto de la empresa. La clave reside en usar la tarjeta empresarial para todos los gastos posibles de la empresa. Algunos proveedores enterados de esto presentan la facturación de la tarjeta de una manera que se acomoda para hacer la contabilidad del negocio. La mayoría de las veces agruparán los gastos de manera de que facilite la contabilidad. Algunos sistemas hasta se toman la molestia de mostrar las facturas en un formato que puede ser compatible con los sistemas de contabilidad para computadoras, para qué usted no tenga la necesidad de pasar la información en su cuenta de manera manual. En el caso de que la factura se presente en un formato que no sea compatible con el de su sistema de contabilidad, puede contratar un técnico para que le haga un pequeño programa que convierta la información al formato necesario.

De cualquier modo, le conviene conocer los motivos usuales por los que se rechaza una solicitud a uno de estos productos para estar advertido.

Deja un comentario