El mundo de las finanzasEconomía, préstamos y seguros

Ahorrar dinero es más fácil de decir que de hacer

Si le es difícil ahorrar, no está solo. De acuerdo a una encuesta reciente, muchos norteamericanos piensan ahorrar para el futuro, pero pocos lo hacen. La encuesta realizada por el banco de Norteamérica e investigaciones Braun revela un retrato en cómo los residentes de las ciudades metropolitanas manejan el dinero y la importancia de ahorrar. Aquí hay algunos de los resultados:

Ahorrar dinero

* Los habitantes de Nueva York se preocupan por su dinero, pero también tienden a gastar más, sin posibilidad de ahorrar. También, un 36% de los habitantes de esta ciudad buscan ahorrar para gastos de educación, mientras que sólo el 27% de la población total de Norteamérica lo hace.

* Los habitantes de Los Angeles priorizan pagar sus cuentas, y tienden a separar el dinero para ocasiones especiales.

* Los habitantes de San Francisco tienen menos metas financieras, pero el 64% de los residentes están ahorrando para su jubilación, en comparación a un 55% de la población general de Norteamérica.

* Los residentes de Miami se preocupan por ahorrar para sí mismos y sus familias, pero sólo un 23% de ellos lo hacen.

* Los habitantes de Chicago son tres veces más proclives a comparar precios a la hora de comprar. El 24% de los residentes de esta ciudad usan depósitos directos para ayudarse a ahorrar dinero, en comparación a un 12% de la población total del país.

* 76% de los residentes de Dallas son proclives a ahorrar para el futuro sin un propósito específico. Si se les da $1000 extras, lo dedicarán seguramente a mejorar su hogar.

¿Alguna de estas posturas le parece familiar? ¿Se encuentra generalmente con muy poco o nada luego de pagar sus deudas? y si logra tener un resto, ¿para qué lo utiliza?

“Los norteamericanos saben que necesitan ahorrar para las malas épocas, pero también requieren de ayuda. Los bancos de América tienen programas de ahorros especiales para fomentar esta actividad, a través de las compras comunes” declaró Diane Norais, ejecutiva de depósitos y débitos del banco de Norteamérica.

“Conserve el cambio” es un programa de ahorro automático que ayuda a los consumidores a crear y mantener hábitos fuertes de ahorro. Cuando los consumidores en el programa hacen una compra con su tarjeta del banco de Norteamérica, el precio se redondea automáticamente al dólar más cercano. Al final del día, la diferencia es transferida a la cuenta de ahorros de los consumidores. El banco de América redondea el 100% de las transferencias por los primeros tres meses y el 5% después, pagando hasta $250 por año.

El programa ha ayudado a más de 2 millones de norteamericanos y ha ahorrado más de $60 millones en cambio.

Deja un comentario