El mundo de las finanzasEconomía, préstamos y seguros

Buscando seguros para el auto en Internet

Internet es acerca de la información y, consecuentemente, la habilidad de comparar hechos, datos e información de diferentes fuentes de manera eficiente y rápida. Se puede discutir que como resultado de esto, nadie ha sentido los efectos de la habilidad potencial de un comprador de encontrar, chequear y comparar esta información en las compañías que tratan de vender por Internet. A diferencia de los productos físicos, un servicio es intangible, no se puede levantar, tocar o sentir. Por eso, el que provea un servicio necesita dar la máxima cantidad de información posible, ya que mientras más información tenga un potencial cliente, más confianza podrá tener cuando esté realizando la decisión de compra.

Seguros para autos.

¿Qué mejor manera de hacer esto que por la Internet?
Un ejemplo perfecto de esto son los seguros para automóviles. En el pasado, si usted quería obtener la cuota más competitiva para su seguro, tenía que viajar físicamente de una agencia a otra, anotando precios o teléfonos. El problema con este método era que era muy difícil, si no imposible al momento de comparar un servicio con otro. Existían, y todavía existen, tantas variaciones potenciales de una compañía a otra que era casi imposible saber si dos pólizas que estaba comparando eran realmente idénticas a niveles de beneficios y protección.

Esto no fue siempre una cosa mala. Por ejemplo, todas las compañías de seguros para autos tienden a “cargar” las tarifas adicionales para los “conductores jóvenes” dentro de la póliza misma, lo que puede ser una mala noticia para los padres que utilizan el auto familiar para enseñarle a sus hijos a conducir. Sin embargo, la compañía “A” puede definir a un conductor joven como alguien que está por debajo de la edad de 18 años, mientras que la compañía “B” puede utilizar un tope de 21 años.

Si su niño tiene 19, probablemente sea mejor para usted asegurarse por la compañía “A”. En otras palabras, en los viejos tiempos era absolutamente necesario “leer la letra fina”, para evitar terminar con una póliza de seguros para el auto que realmente no pudiera encontrar sus requerimientos, a pesar de que apareciera al principio como si lo pudiera hacer.

Volviendo al presente, mientras que la letra pequeña sigue siendo extremadamente importante, la Internet ha asegurado de que no sea tan pequeña. Ahora es posible realizar comparaciones significativas de dos compañías para saber cuál puede ser mejor para usted, con sólo tocar un botón. Todavía está viajando en busca de compras pero ahora se maneja a su propia velocidad, desde el confort de su hogar.

De esta manera, la Internet ha hecho que encontrar el mejor seguro para el auto sea una tarea mucho menos estresante de lo que era en el pasado, y también ha garantizado que la póliza que comprará sea absolutamente la mejor para su propia circunstancia.

Deja un comentario