El mundo de las finanzasEconomía, préstamos y seguros

Cómo se generan las deudas en las tarjetas de crédito

Este es un tema muy discutido en los círculos sociales y comerciales. Una gran parte de la población ha sido mordida por este insecto llamado “deuda de tarjetas de crédito“. No se les puede culpar, ya que es muy fácil caer en las fauces de este monstruo.

Tarjetas de crédito

La principal razón por la cual las tarjetas de crédito generan tantos malestares, es que la mayoría de la gente no comprende bien el concepto que ellas encierran. Tratan a las mismas como expendedoras de dinero gratis que no habrá que pagar nunca. Por eso toda esa disciplina, que hubiera sido ejercitada generando un dinero por el que se ha trabajado, no se pone en uso. Por eso la gente gasta de más y termina endeudándose. Gastan y gastan hasta que llegan al límite de su tarjeta de crédito (aunque a veces hay problemas con los cargos de la cuenta). Para alguna gente pareciera que fuera un juego por llegar al límite lo antes posible. Estos gastos innecesarios resultan en la situación que deja que una persona no pueda pagar las deudas de su tarjeta y termine pagando sólo los intereses. Esto hace que su deuda se siga acumulando y, antes de que se puedan dar cuenta, los intereses se convierten en un gasto regular de cada mes que tendrán que pagar aunque no se gaste nada. Así empieza el círculo vicioso. De repente, la gente se da cuenta de que su propia tarjeta no puede manejar todas sus necesidades y empiezan a buscar una nueva. Con el nuevo poder del crédito, se pierden de vuelta en una rutina de “comprar hasta no poder más”. En poco tiempo el límite de crédito de esta tarjeta nueva se alcanza y de vuelta no pueden hacerse cargo de las deudas volviendo al pago mínimo. Así es como las deudas de las tarjetas de crédito se van acumulando. Luego se enteran de las técnicas de consolidación y para equiparar deudas. Son atraídos hacia estas técnicas de reducción, no porque quieran de verdad eliminar su deuda, sino porque se ven seducidos por los bajos intereses. Como si fuera el botín de un gran golpe, vuelven a destruir todo su crédito y a generar una deuda nueva. Mientras todo esto pasa, terminan arruinando su historia de crédito y dándose cuenta de que nadie está dispuesto a prestarles dinero. Ahora sólo pueden sacar una tarjeta de crédito asegurada (donde uno tiene que depositar primero el dinero en una cuenta y luego tiene el privilegio de gastarlo). Luego las compañías emisoras subastan todos sus bienes y generan una bancarrota que se lleva todos sus sueños en un momento.

La moraleja de la historia es: “hay que entender el concepto del funcionamiento de las tarjetas de crédito con toda seriedad“.

Deja un comentario