El mundo de las finanzasEconomía, préstamos y seguros

Comparando la mentalidad de Padre Rico contra la de Padre Pobre

Este es el segundo artículo de una serie basada en el best-seller conocido como “Padre rico, Padre pobre” escrito por Robert Kiyosaki. Como se mencionó en el primer artículo el libro compara la perspectiva del padre de Kiyosaki, quien obtuvo varios títulos y una importante posición dentro del gobierno, pero financieramente siempre estuvo en la cuerda floja, con el pensamiento del padre de su mejor amigo—quien inclusive nunca terminó la secundaria pero dejó a su hijo un imperio financiero. En su libro, Kiyosaki explica que la perspectiva de cada uno de estos dos hombres, su “padre pobre” y su “padre rico”, era la responsable del destino financiero de cada uno de ellos.

La siguiente cita de T. Harv Eker, autor de “Secretos de una mente millonaria”, hace referencia al concepto de una perspectiva de gente rica: “Las personas ricas tienen un modo de pensar que es diferente de los pobres y de la clase media. Ellos piensan diferente acerca del dinero, la salud, de ellos mismos y de otro, y hasta incluso de la vida”. Kiyosaki expande este mismo principio en su mencionado libro.

Debajo encontrarás las siete mayores diferencias entre la mentalidad de “Padre rico” y de “Padre pobre”:

1. La mentalidad de “Padre pobre” sostiene que su riqueza depende de su familia de origen. Esto quiere decir que para ser rico tienes que nacer rico. El “Padre rico” expone una mirada que dice que ser rico o pobre es algo que se aprende. Puedes aprender a pensar en medios con los que puedas sustentarte financieramente, y puedes alcanzar un IQ financiero leyendo libros de finanzas, hablando con gente financieramente exitosa, y asistiendo a seminarios y conferencias. Cuando tienes el sistema correcto de pensamiento y el conocimiento necesario sobre cómo crear, construir y proteger la riqueza, te convertirás en rico incluso aunque no hayas nacido en una familia adinerada.

2. El “Padre rico” le enseñó a Kiyosaki, a conseguir un trabajo para aprender y adquirir las habilidades necesarias para poder iniciar su propio negocio en algún momento. El “Padre pobre” veía su trabajo como su fuente de ingresos de por vida. Mientras que el “Padre rico” le enseñó a Kiyosaki a esforzarse por volverse financieramente independiente, el “Padre pobre” le enseñaba a depender de su empleador por su bienestar financiero.

3. Cuando se encuentra frente a una oportunidad, el “Padre rico” se preguntará a si mismo: “¿Cómo puedo enfrentar esto?” Esto lo fuerza a pensar y descubrir una solución creativa para ser capaz de tomar ventaja de la oportunidad que se le presenta. En lugar de ello, cuando se presenta una oportunidad, el “Padre pobre” la rechazará diciendo: “Es mucho esfuerzo, no podré lograrlo”.

4. Mientras el “Padre pobre” se enfocó en la educación académica, el “Padre rico” lo hizo en la educación financiera.

5. Para el “Padre rico” la principal causa de pobreza o dificultades financieras era el miedo auto infligido y la ignorancia. El “Padre pobre” culpaba a la economía y el mercado de trabajo. Esto indica que el “Padre rico” siempre se hacía responsable por si mismo y sentía que él creaba las circunstancias, mientras que el “Padre pobre” generalmente se sentía víctima del mundo exterior.

6. Al momento de asumir un riesgo el “Padre rico” le enseñó al autor a aprender a manejar el riesgo. El “Padre pobre” por el contrario, le enseñó que cuando se refería a dinero, el riesgo era algo que debía ser evitado y siempre se debía ir a lo seguro.

7. El “Padre rico” enseñaba que fallar era simplemente parte del proceso y que aprendería de sus errores y seguiría adelante. Por el otro lado el “Padre pobre” tenía un gran estigma al fracaso y por lo tanto tenía miedo de cometer errores.

Deja un comentario