El mundo de las finanzasEconomía, préstamos y seguros

Evite los desastres financieros con un poco de planificación

En el rápido mundo de hoy en día, las finanzas se han vuelto un problema. Con las hipotecas, los pagos del auto y las cuentas masivas de las tarjetas de crédito, la mayoría de las personas lucha por llegar a fin de mes. Con la mayoría de la gente haciendo lo que puede para pagar sus cuentas, muy pocas están preparadas para el improbable evento de un desastre financiero. Este tipo de desastres puede venir en diferentes formas; una tormenta como el huracán Katrina, la pérdida de un trabajo o una enfermedad repentina pueden golpear a cualquiera que no esté preparado por una interrupción inesperada en su vida financiera. Pero no es tan difícil prepararse para los momentos de crisis monetaria. Todo lo que necesita es un poco de planificación previa.

Evite problemas financieros, planeando sus finanzas

Seguidamentehay algunos concejos que pueden ayudarlo a estar preparado para lo inesperado:

Consígase una tarjeta de débito: tal vez no use efectivo regularmente ni tenga la necesidad de una tarjeta de débito, pero hay algunas circunstancias en las que pueden ser necesarias. La gente de nueva Orleáns que fue temporalmente desplazada de sus residencias por el huracán Katrina se hubiera beneficiado del acceso al efectivo mientras estaba lejos de su casa. Si no utiliza una regularmente, consígala y manténgala en un lugar seguro.

Consiga depósitos directos: con los depósitos directos, sabrá que su cheque de paga estará en la cuenta del banco, aunque usted no pueda ir a cobrarlo. Esto lo ayudará si llega a ocurrir una enfermedad o un desastre natural que pueda cerrar su banco local temporalmente.

Inscríbase para pagar cuentas a través de Internet: puede pagar cuentas fuera de su casa a través de Internet. No tiene que usar el servicio, pero puede ser útil cuando menos lo espera.

Ahorre un poco de dinero de emergencia: los expertos financieros recomiendan que ahorre suficiente dinero como para vivir tres meses. Es difícil, pero se puede hacer de a poco. Trate de notar los gastos innecesarios en los que incurre regularmente. Cuando los ahorros pequeños se suman, usted podrá disponer de un poco de dinero en caso de una emergencia.

Inscríbase por una línea de crédito de equidad hogareña: a diferencia de los préstamos de equidad hogareña, que proveen una importante suma de dinero que se entrega toda junta, una línea de crédito del equidad hogareña le provee muy poco dinero en distintos momentos, solamente cuando lo necesita. Si usted no saca dinero de esta cuenta, no tendrá que pagar nada por mes. Pero si llega a haber una emergencia, tendrá dinero disponible siempre. Esto puede ser particularmente beneficiario si se encuentra desempleado por un período pequeño de tiempo. Su banco no le prestará dinero cuando no tenga trabajo, así que planifique por adelantado y el dinero estará ahí para que lo use cuando lo necesite.

Un poco de planificación puede servir cuando golpea una emergencia financiera. Si lo planea ahora, tendrá menos preocupaciones en el futuro.

Deja un comentario