El mundo de las finanzasEconomía, préstamos y seguros

La lección número 1 de Padre Rico

“La razón principal por la cual las personas tienen problemas financieros es porque han pasado sus años en la escuela aprendiendo absolutamente nada del dinero. El resultado es que ellas aprenden a trabajar por el dinero… pero nunca aprenden a que el dinero trabaje para ellos”, Robert Kiyosaki.

El best seller “Padre Rico, Padre Pobre” es una historia acerca de las lecciones sobre el dinero que Robert Kiyosaki aprendió de sus dos padres, su padre biológico, quien era su padre pobre, y el padre de su mejor amigo, quien era su padre rico. El Padre Pobre era Doctor graduado de la universidad y poseía una importante posición en el gobierno, pero nunca tenía dinero suficiente a fin de mes y falleció en quiebra. Su Padre Rico abandonó el colegio a los 13 años y se convirtió en uno de los hombres más ricos de Hawai, logrando la libertad financiera.

Libro Padre rico Padre pobre

Padre Rico, Padre Pobre” es un libro que debe leer cualquier persona que busque desarrollar el programa financiero y la perspectiva de una persona rica. La primer lección importante que este libro enseña es la siguiente: No trabajes duro por el dinero; en lugar de ello, haz que el dinero trabaje duro para ti.

Kiyosaki explica en este libro que hay tres tipos de ingresos:
Los ingresos ganados
Los ingresos pasivos
Los ingresos e inversiones de portafolio

El Padre Pobre le enseño a su hijo Robert a ir a la escuela, estudiar duro, y obtener buenas calificaciones para que pudiera encontrar un trabajo seguro que le pagaría un buen salario y le daría excelentes beneficios. Le estaba aconsejando que trabajara por los ingresos ganados, o a trabajar por el dinero. Sin embargo, hay varios problemas con esta estrategia. En primer lugar, los ingresos provenientes de un salario son lineales: sólo te pagan una vez por tu esfuerzo. Si dejas de presentarte a trabajar, dejas de recibir tu pago. Es como estar en una rutina. En segundo lugar, el ingreso ganado está confinado a la cantidad de tiempo que trabajas, y el tiempo es un recurso limitado. Por lo tanto, hay un límite sobre cuánto ingreso ganado puedes obtener. Y en tercer lugar, el ingreso ganado paga la mayoría de los impuestos.

Los ingresos pasivos son ingresos que no requieren tu participación directa. Realizas un importante esfuerzo inicial para que este tipo de ingreso comience, pero luego continúas haciendo muy poco para que se mantenga. Este tipo de ingresos puede derivarse de los derechos de autor—por ejemplo, si escribes un libro—, de patentes—si has inventado algo—, de un inmueble, y así sucesivamente. Hay muchas maneras de crear ingresos pasivos y la clave está en buscar oportunidades que produzcan este tipo de ingresos.

Los ingresos de portafolio se derivan generalmente de papeles activos tales como stocks, rentas y fondos de inversión. Bill Gates es uno de los cuatro hombres más ricos del mundo debido a sus ingresos de portafolio, no a sus ingresos ganados. Eso quiere decir que él es rico por el stock que posee y no por el salario que gana. Uno de los múltiples beneficios de los ingresos de portafolio es que los papeles activos son más fáciles de mantener que cualquier otro tipo de activos.

Otro modo de pensar en ingresos pasivos y de portafolio es pensarlos como ingreso residual. Con el ingreso residual trabajas duro una vez, y desencadenas un flujo fijo de ingresos por meses, e incluso años. Obtienes dinero una y otra y otra vez por el mismo esfuerzo. Es decir que te pagan muchas veces por cada hora de trabajo y la corriente de ingresos continúa fluyendo ya sea si tu estás allí como si no. Por lo tanto, puedes pasar tu tiempo haciendo otras cosas en lugar de estar trabajando por dinero. Además, cuánto dinero hagas no está determinado por las horas que trabajes, sino por la cantidad de flujos residuales de ingresos que crees.

4 Responses to La lección número 1 de Padre Rico

  1. Pingback: MercoFinanzas.com » ¿Cómo crear riqueza sustentable?

  2. Pingback: MercoFinanzas.com » Comparando la mentalidad de Padre Rico contra la de Padre Pobre

Deja un comentario