El mundo de las finanzasEconomía, préstamos y seguros

Los datos y números que pueden hacerte libre financieramente

Nunca fui verdaderamente bueno en matemáticas, por lo que cuando escuché por primera vez sobre llevar un seguimiento de gastos y expensas y un libro de balance con nuestros movimientos de dinero, mis ojos salieron fuera de mi cara. La expresión en mi rostro me recordó a la cara que tenía durante la clase de matemáticas. Recordé estar allí sentado con mi cabeza totalmente perdida.

Pero una vez que comencé, mi actitud cambió. Quiero decir que todavía odio matemáticas, pero con una calculadora básica y un buen lápiz, puede hacerlo y no duele. Sólo me senté y comencé a escribir los números. La factura de teléfono, la factura de agua, , el combustible del auto, la televisión, las internet, nuestras hipotecas, los gastos médicos, etc… Algunas eran fáciles y sencillas, y otras no tanto. Pero, como ya sabe, me confundí y se me fueron todos los números abajo. Sabía que cuando se trata de algo que tengo que pagar, se lo llama expensa. Las cosas como las compras del supermercado y la nafta no eran tan fáciles de ponerles un número, por lo que los adiviné y asumí que era mejor que nada. Puedo pagar mis facturas porque tengo un dinero entrante, por lo que deduje que ese debía ser el ingreso porque sólo sabía de ingresos y expensas y ya tenía mis expensas listadas, por lo que tenía que ser el ingreso.

Ahora, sé que probablemente haya un montón de gente agitando sus cabezas y gritando porque hay más que ingresos y expensas en un sistema de contabilidad, pero es clave para sanear las finanzas, y más en tiempos de crisis. Pero enfrentémoslo. No estaba haciendo un sistema de contabilidad o de planificación financiera, solo quería anotar algunos números ver si lo estaba haciendo bien.

Así que agregué mi ingreso, resté mis expensas y obtuve un número que me sorprendió. Sabía que si el número daba 0 como resultado, significaría que me había quedado sin dinero, y me había sucedido. Me dio un número menor a 0. Pensé que había llegado al pánico porque un número negativo significa que me adeude más de lo que tenía. Esto aplica también a las parejas que gastan en conjunto.

Pero luego recordé que había pagado todas las facturas, por lo que debí haber adivinado mal con el combustible y la comida. Saqué estos números y ya tenía unos cuantos dólares más. Ahora quedaba mejor. Pero sabía que compré algo de comida y nafta y debían costar algo. Entonces me fijé cuanto tenía en el banco y me figuró que la comida y la nafta debieron haberme costado la diferencia entre lo que debería tener sin ellos y lo que actualmente tengo.

Ahora, podría no saber a dónde va cada centavo, aunque se gasten en vicios. No sé donde tengo que ahorrar o invertir. Sé que me gusta mi hogar y las cosas que hago día a día. Tengo buena ropa para usar y un lindo auto, por lo que, ¿Tendrían que preocuparme los números? Hay una sola cosa sobre hacer esto. Ver los números y saber que las cuentas están cubiertas y que me queda algo para gastar. Esto me da la sensación de comodidad. Los números tienen una forma de hacerme sentir seguro. Ahora no tengo por qué preocuparme. Sé que voy a estar bien, puedo relajarme y disfrutar mi vida. Sé que probablemente podría hacerlo mejor si empiezo a llevar la cuenta de esas cosas, pero yo sólo necesito saber si las cosas estaban bien donde estaban.

Deja un comentario