El mundo de las finanzasEconomía, préstamos y seguros

Pasos para vivir una vida financiera sin sobresaltos

Viviendo una vida financiera sin problemas:
1) Reservas de emergencia en efectivo. Todos deberíamos tener entre 3 y 6 meses de salario ahorrado en una cuenta que sea fácilmente accesible como parte de nuestros hábitos financieros. Utiliza este dinero, no las tarjetas de crédito cuando te encuentres en una situación realmente necesaria, como por ejemplo la pérdida de tu empleo o una deuda muy grande.

2) Manejo de riesgos. Los seguros son un mal necesario. Debemos asegurar nuestro auto, casa y otros activos importantes. Además necesites probablemente un seguro de vida para reemplazar los ingresos perdidos y pagar las deudas en caso de un fallecimiento. Protege lo que haz adquirido con el tipo correcto de seguro, por la suma adecuada de cobertura, teniendo en cuenta cuanto puedes afrontar.

3) Plan de herencia.
Los documentos básicos necesarios para un plan de herencia son el testamento, un poder durable hecho por abogado para los cuidados financieros y otro para los médicos. Estos documentos te ayudarán a mantener la mayor parte de lo que has ganado dentro de tu familia por generaciones futuras. Un seguro de vida también ayuda.

4) Colócate una meta. Este es el pegamento que sostiene todo junto. Cuando te llega esa oferta tentadora de invertir en el negocio de un amigo, puedes retornar a tu plan financiero y recordar que una inversión como esa seguramente no te ayudará a alcanzar tus metas financieras o añada riesgos innecesarios. Tu compromiso para con tus metas te ayudará en tu trayecto hacia el éxito a lo largo de ese largo camino. También ayuda a planificar gastos.

5) Inversiones.
Tienes el plan adecuado de activos para realizar tus metas y entiendes y te sientes cómodo con los riesgos que estás tomando para llegar allí. Sin un plan de inversión basado en esa meta (incluyendo Forex y otros), estarás invirtiendo en los caprichos de la economía en lugar de en lo que realmente necesitas.

6) Plan de jubilación. Tu base de ingresos que suplementa tu seguridad social proviene de planes de contribución social predefinidos. Realiza las contribuciones máximas cada año a esos planes de retiro, de este modo al retirarte tendrás una mayor remuneración.

7) Plan de impuestos. Un buen plan de impuestos significa tomar en cuenta todas las deducciones o descuentos que estén legalmente permitidos. Esto también significa tomar ventaja de los planes de impuestos diferidos, como las moratorias, y utilizar los créditos de impuesto cuando seas elegido. Cada peso ahorrado en impuestos es dinero en tu bolsillo. No subestimes estas estrategias.

Recuerda que siempre es importante poder combinar el dinero y la felicidad.

Deja un comentario